jueves, 17 de mayo de 2018

Hiedra (2015)














Título original: Sarmaşık
Director: Tolga Karaçelik
Turquía/Alemania, 2015, 104 minutos

Hiedra (2015)

Que yo sepa, Jim Morrison no hablaba turco (aunque siempre estaba curda). El caso es que la música de The Doors acabó traspasando fronteras hasta el punto de que su influencia se dejaría sentir incluso en la remota Anatolia, donde Cem Karaca (1945-2004) compuso, bajo el influjo de los californianos, verdaderos himnos generacionales que han quedado para la posteridad. Uno de ellos, "Deniz Üstü Köpürür" (o sea: "Espuma en el mar") sirve de leitmotiv en Sarmaşık (es decir: Hiedra o Ivy, según el título internacional en inglés), película que transcurre a bordo de un carguero y en la que cuatro marinos turcos y un kurdo muy sobrio (valga la "paradoja") deberán hacer frente a la tiranía de su despótico patrón.

Con diferencia, estamos ante uno de los títulos más relevantes de los proyectados en el ciclo Delicias turcas de la Filmoteca de Catalunya. Su joven director, Tolga Karaçelik (Estambul, 1981), plantea el filme como un microcosmos cuya dinámica interna sería extrapolable a lo que ha venido aconteciendo en los últimos tiempos en la actual Turquía. Por esa regla de tres, el capitán del barco sería un trasunto de Recep Tayyip Erdoğan y los amedrentados trabajadores, la población obediente que, sumisa y resignada, acata, de momento, las órdenes y soporta unas duras condiciones de vida que es cuestión de tiempo que degeneren en violentos altercados.



La tensión, por tanto, se palpa en el ambiente, aunque cuando acabe por desatarse se plasmará en pantalla mediante recursos expresivos propios del realismo mágico, de modo que de las heridas de las víctimas brotarán plantas enredaderas en lugar de sangre, mientras que la cubierta se cubrirá de miles de caracoles, simpático gasterópodo que ha ido apareciendo fugazmente desde el inicio de la película y cuya plaga final recuerda enormemente al desenlace de Frío de Kalandar, notabilísimo filme turco también estrenado en 2015.

Respecto al fantasma del ya mencionado kurdo, al que da vida Seyithan Özdemir, actor de impactantes a la par que peculiares facciones ciclópeas, huelga decir que se trata de una clara referencia al que probablemente sea uno de los escollos más arduos con los que deberán lidiar las autoridades de aquel país en el futuro inmediato. De cualquier modo, y al margen de posibles interpretaciones alegóricas, el espectador ávido de suspense encontrará en Sarmaşık un claustrofóbico thriller psicológico dividido en tres partes, cada una de las cuales debidamente precedida por algunos versos procedentes de "The Rime of the Ancient Mariner", extenso y misterioso poema que escribiera a finales del siglo XVIII el poeta inglés Samuel Taylor Coleridge.


No hay comentarios:

Publicar un comentario