miércoles, 11 de septiembre de 2019

¿Es usted mi padre? (1971)


















Director: Antonio Giménez Rico
España, 1971, 81 minutos

¿Es usted mi padre? (1971)
de Antonio Giménez Rico

De ser ciertos los datos que constan en IMDb a propósito de las fechas de estreno de esta película (Bilbao: 18 de febrero de 1971; Barcelona: 16 de agosto de 1971; Madrid: 15 de julio de 1974), salta enseguida a la vista su difícil relación con la censura franquista, toda vez que en los títulos de crédito se indica que el rodaje tuvo lugar en... 1969. Lo cual no tiene nada de sorprendente a tenor de su insólito argumento: un maduro marqués en horas bajas, don Sebastián Sánchez-Solanas (Mark Stevens), se saca algún que otro dinerillo legitimando con sus apellidos a criaturas nacidas de madre soltera que, dada la obtusa moral nacionalcatólica imperante, se veían abocadas al indecoroso estigma de la bastardía.

Único inquilino de la vetusta casona familiar, donde es atendido por su viejo y fiel criado Federico (Jesús Tordesillas), Sebastián recibe un buen día la inesperada noticia de la muerte de un pariente lejano, afincado en Argentina, que no sólo le deja en herencia un nuevo título nobiliario, el de Conde de Cardeña, sino también una cuantiosa fortuna con la condición de que la dedique a cuidar de sus hijos hasta que éstos cumplan la mayoría de edad.



De modo que al maduro aristócrata se le llena la casa de criaturas en un abrir y cerrar de ojos. Aunque eso no es lo peor: el verdadero dilema se producirá cuando dos de sus "vástagos", María (Maribel Martín) y José (Tony Isbert), se enamoren perdidamente el uno del otro, dando lugar a un supuesto caso de incesto, por lo menos ante los ojos de la ley y de la Iglesia.

Típico producto del tardofranquismo, ¿Es usted mi padre? plantea una situación que posee algunos paralelismos con otro filme español estrenado por aquellas mismas fechas: Adiós, cigüeña, adiós (1971) de Summers. Más que nada porque ambos títulos, además de atreverse a cuestionar, medio en broma medio en serio, el carácter intocable de la familia, es decir, de una de las instituciones sacrosantas de la dictadura, abordaban el todavía más espinoso asunto de la paternidad fuera del matrimonio. No obstante, la circunstancia de un hombre legalmente padre de una prolija descendencia no es exclusiva de la España de hace cinco décadas: tanto la producción quebequesa Starbuck (2011), así como su correspondiente remake hollywoodense de dos años después ¡Menudo fenómeno! (Delivery Man, 2013), las dos dirigidas por Ken Scott, se valían de un similar punto de partida para advertir, en clave de comedia, de los posibles inconvenientes derivados de ser donante de esperma.

Sebastián (Mark Stevens)

4 comentarios:

  1. que argumento raro, pero ideal para situaciones conflictivas y diversas... la censura era terrible con temas menores incluso, acá en Argentina pasaba lo mismo con los militares... saludos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre: acá en España, más que "raro" nos parece exagerado. A fin de cuentas, una película como ésta no era más que un intento de convertir en comedia algunos de los usos y costumbres fomentados por la represión franquista.

      En cualquier caso, agradezco tu comentario y tu interés.

      Ciao!
      Juan

      Eliminar
  2. Que tal Juan!
    Por lo general los datos que IMDB suelen ser correctos, yo te todas formas continuo (sobre todo para contrastar) de vez en cuanto acudiendo a algun libro (me gusta consultar Film Encyclpedia de MacMillan, es un tocho...), esta tampoco la he visto, por lo que pasa a engrosar esa larga lista...jeje
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien en contrastar la información, Fran, ya que IMDb, que se nutre de las aportaciones de miles de internautas (yo entre ellos) contiene numerosas inexactitudes. Y no digamos ya si se trata de cine español antiguo...

      Gracias por tu comentario y hasta pronto.

      Eliminar