viernes, 8 de junio de 2018

El déspota (1954)















Título original: Hobson's Choice
Director: David Lean
Reino Unido, 1954, 108 minutos

El déspota (1954) de David Lean

Quien haya visto alguna vez Hobson's Choice sin duda recordará la escena en la que un tambaleante Charles Laughton, al salir de un pub una noche de borrachera, contempla el reflejo de la luna llena sobre un charco. Momento de máxima hilaridad en una película que, sin embargo, encierra una avanzada lección feminista al defender la libertad de la mujer frente a la tiránica autoridad paterna. 

En ese sentido, El déspota plantea una curiosa inversión del mito de Pigmalión, toda vez que es la futura esposa (Brenda de Banzie) quien no sólo decide con quién se va a casar, sino que, una vez consumada su decisión, moldeará a su antojo la personalidad del apocado Mossop (John Mills) hasta hacer de él un hábil hombre de negocios.



De modo que la combinación de la solícita Maggie más la destreza de Will fabricando botas dará como resultado que, con la ayuda económica de Mrs. Hepworth, el humilde comercio que se han atrevido a montar en un modesto y oscuro sótano acabe superando en volumen de ventas al del engreído Henry Hobson, cuyo autoritarismo se verá así derrotado frente a la diligencia de la hija mayor, a la que su egoísmo pretendía condenar a ser una simple solterona que cuidase de él.

A partir de la obra teatral homónima de Harold Brighouse, David Lean recrea el Manchester obrero de finales del XIX en una cinta que, como la posterior El puente sobre el río Kwai (1957), ya contaba con banda sonora de Malcolm Arnold y la dirección de fotografía de Jack Hildyard, dos de sus colaboradores habituales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario