sábado, 2 de junio de 2018

Basada en hechos reales (2017)
















Título original: D'après une histoire vraie
Director: Roman Polanski
Francia/Polonia/Bélgica, 2017, 100 minutos

Basada en hechos reales (2017)

Para unos, inadmisiblemente previsible; para otros, la última genialidad de un cineasta autorreferencial. En cualquier caso, D'après une histoire vraie llega avalada por el aura  que sólo Polanski sabe conferir a todo lo que sale de sus manos. Que, en esta ocasión, no es ni más ni menos que la adaptación de un best seller de la francesa Delphine de Vigan (directora ocasional, por cierto, como lo prueba la comedia À coup sûr, estrenada en 2014, aunque inédita por estos lares).

Protagonizada una vez más por su esposa, la actriz Emmanuelle Seigner, la película se centra en la crisis creativa que padece una novelista de éxito, repentinamente aterrada por el horror vacui de la página en blanco y que, poco a poco, irá cayendo en las redes de una misteriosa joven llamada Elle: Elle comme Elizabeth ? Ou Elle comme Emmanuelle... ? Las conexiones con la obra y la vida del director francopolaco son constantes y fácilmente identificables. De hecho, uno de sus últimos trabajos (The Ghost Writer, 2010) giraba en torno a un tema bastante similar.



Por otra parte, la presencia en el guion del también realizador Olivier Assayas confiere al conjunto un toque ligeramente fantasmagórico muy cercano al de la reciente Personal Shopper (2016), si bien en este caso la problemática de la protagonista parece obedecer más bien a algún tipo de desorden mental que la lleva a desdoblarse en una amiga imaginaria tan solícita como dañina y que sólo ella puede ver. Aun así, no deja de ser llamativa la coincidencia de que tanto el último filme de Assayas como Basada en hechos reales giren en torno a la relación entre una afamada mujer madura y una joven arribista (por no hablar de que, hace un par de años, el holandés Paul Verhoeven también se sirvió del nombre Elle como título para su largometraje con Isabelle Huppert).

Quizá porque Polanski es desde hace mucho un autor consagrado (o, mejor dicho, porque el muy astuto ya está de vuelta de todo), es, asimismo, llamativo el hecho de que a lo largo de la película se mencionen tantos nombres de escritores vivos: ¿homenaje? ¿Publicidad? Vista la tendencia a incluir determinadas marcas en algunos planos (como la manzanita de Apple, visible en dos o tres ocasiones) no sería descabellado pensar en lo segundo. Aunque en el caso de Catherine Deneuve podría tratarse de un guiño hacia la actriz de Repulsión (1965), cuya protagonista padecía un trastorno similar al de la escritora de D'après une histoire vraie. Paranoia a la que sin duda obedecen las escenas oníricas que atenazan los sueños de Delphine y que son una de las constantes de la película.


2 comentarios:

  1. Tu comentario resulta muy perspicaz al observar las referencias a otros títulos de Polanski pero también del co-guionista Assayas. Las secuencias de la protagonista enfebrecida en la cama me recordaron "El quimérico inquilino".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente: el problema es que confieso que nunca he tenido ocasión de ver "Le locataire", por lo que no puedo opinar.

      Saludos,
      Juan

      Eliminar