domingo, 28 de enero de 2024

A propósito de Schmidt (2002)




Título original: About Schmidt
Director: Alexander Payne
EE.UU., 2002, 126 minutos

A propósito de Schmidt (2002) de Alexander Payne


Tengo grabada en la memoria una secuencia de About Schmidt (2002) desde que vi la película por vez primera, hace de esto ya más de veinte años. Que no es otra sino el momento en el que Jack Nicholson, en su papel de viejo ejecutivo recién jubilado, descubre sus archivos, el trabajo de toda una vida, en el cubo de la basura. Imagen elocuente de lo cruel que puede llegar a ser el sistema con quienes ya no le resultan útiles.

A grandes rasgos, la ruina humana en la que se ha convertido el protagonista pone de manifiesto una sociedad hortera y prefabricada en la que los ancianos ya no tienen cabida. Así, por lo menos, se siente el bueno de Warren Schmidt, un personaje que, de la noche a la mañana, se encuentra con que su mundo ha cambiado por completo. De modo que sube a bordo de su imponente autocaravana Adventurer y decide embarcarse en un viaje hacia los paisajes en los que transcurrió su infancia en un intento desesperado por reencontrarse consigo mismo.



Cabe decir que el fallecimiento repentino de su esposa (June Squibb) o la inminente boda de su hija Jeannie (Hope Davis) con un garrulo de Denver alteran lo que hasta entonces era una existencia previsible y totalmente planificada. Circunstancias que le provocan un estado semidepresivo que intentará aliviar apadrinando a un niño tanzano al que envía larguísimas cartas y algún que otro cheque.

Bajo una apariencia tragicómica marca de la casa, la cinta de Alexander Payne aborda, sin embargo, cuestiones tan acuciantes como la soledad de los mayores o la hipocresía de un escenario social en el que tantos discursos y parabienes esconden, en realidad, un individualismo a ultranza.



8 comentarios:

  1. Asuntos, todos ellos, de gran actualidad en nuestro mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Presentados en clave cómica, sí, pero con un trasfondo muy crítico.

      Eliminar
  2. Y una gran interpretación de Jack Nicholson.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que se vio recompensada con una merecida nominación al Óscar, la duodécima y última de su carrera.

      Eliminar
  3. ¿Cómo calificar esta película? Pues diría que es una mezcla de comedia, tragedia y sátira, con penetrantes diálogos y una puesta en escena que puede resultar discutible en su limitada originalidad. En todo caso, estamos ante una perceptiva visión sobre la vejez que la personal composición de Jack Nicholson se encarga de matizar desde la comicidad a la tristeza.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que no puede evitar su lado más histriónico (por ejemplo en la escena en la que se toma un calmante que lo deja grogui), si bien el personaje acaba resultando conmovedor en su patetismo.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Ahora, de la filmografía de Payne, me dieron ganas de ver esta película.
    También la apunto.

    Abrazos, Juan crack

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial, Frodo. Ésta es, de hecho, la primera que vi de él. A ver qué te parece.

      Saludos, amigo.

      Eliminar