martes, 10 de octubre de 2017

Juana Azurduy, Guerrillera de la Patria Grande (2016)













Director: Jorge Sanjinés
Bolivia, 2016, 100 minutos

Mucha Historia y poco Cine



En cierta ocasión, hace ya de esto algunos años, escuché contar a David Trueba el relato de una anécdota que, a su vez, alguien de total confianza le había explicado. Tenía como protagonista a Ernesto Che Guevara y giraba en torno a una visita a España que el guerrillero cubano había hecho de incógnito. Según dicho informante, la máxima preocupación del líder revolucionario durante su estancia en Madrid no había sido otra sino visitar una lujosa tienda de Loewe... Imagen glamurosa que no casa en absoluto con la figura de aspecto desaliñado y mirada perdida en el horizonte que en su día captara la cámara de Alberto Díaz y que, justo medio siglo después de su muerte, ha terminado convirtiéndose en icónica.

En su última película, preestrenada esta tarde en la Sala Laya de la Filmoteca de Catalunya, el octogenario cineasta boliviano Jorge Sanjinés opta por retratar a los personajes históricos objeto de su interés no como seres humanos, con sus debilidades y flaquezas (ya sea en forma de marroquinerías de Loewe o cualquier otra menudencia), sino precisamente como héroes sin fisuras. Así pues, doña Juana de Azurduy, la aguerrida guerrillera de la Patria Grande en cuya figura se centra este docudrama, más que hablar declama lecciones de historia: la inverosímil plática que mantiene con los tres libertadores que la visitan en su casa de Chuquisaca en noviembre de 1825 repasa los pormenores de la guerra de independencia como si de una hagiografía se tratase para finalmente arrojar la más idealizada de las visiones sobre el mencionado proceso y sus protagonistas.



Lejos de la solidez lograda en Ukamau (1966) y Yawar Mallku (1969), sus dos obras más características, en Juana Azurduy... siguen presentes, sin embargo, la reivindicación de los derechos de los pueblos indígenas y la denuncia de los abusos de la oligarquía terrateniente. Algo, esto último, que la heroína advierte severamente al mismísimo Simón Bolívar y al Presidente Sucre antes de despedirse de ellos.

Bromeaba Esteve Riambau, en la presentación previa, sobre el hecho de que las casualidades del destino hayan querido que fuera justamente hoy, a la misma hora en que el President Puigdemont proclamaba lo improclamable, el día indicado para proyectar una película biográfica sobre una independentista que se rebela contra los godos. Coincidencia o no, lo cierto es que el filme de Sanjinés tiene mucho de propaganda y discurso institucional pro Evo Morales y poco, o más bien nada, de verdadero cine.


No hay comentarios:

Publicar un comentario